domingo, 18 de junio de 2017

los dos hombres del contraste aquella noche

Por el lado mexicano aparecía Oswaldo Sánchez en el marco, Carlos Salcido, Rafael Márquez, Ricardo Osorio, Francisco Javier ‘el Maza’ Rodríguez, Mario Méndez, Gonzalo Pineda, Pável Pardo, Luis Pérez y en el ataque, los dos hombres del contraste aquella noche, Omar Bravo y Francisco ‘el Kikín’ Fonseca.

Un México en declive fue evidenciado por el poderío portugués durante el partido, a pesar de registrar un mayor porcentaje de la tenencia del balón. Una noche oscura para muchos y que rescataron otros con el corazón, había comenzado con un gol tempranero de Maniche, quien cerró la pinza con potencia en un excelente centro de Simao en desborde por la izquierda. Una jugada vertical, bien elaborada y sobre todo, rápida, con inoperancia por parte de la zaga mexicana.

Dicen que lo que mal empieza, mal acaba, y mal siguió, puesto que Rafael Márquez al 23’ cometió una pifia dentro del área: metió la mano en centro por parte de Figo, infantil y sin razón, para que se diera la marcación del penal que instantes después concretaría Sabrosa de buena forma, aun con un gran lance de Sánchez. 2-0, estaba cuesta arriba para ‘Richi’ y los suyos.

0 comentarios

Publicar un comentario