martes, 13 de junio de 2017

La situación no era la más positiva.





La situación no era la más positiva. El Athletic traía un resultado bueno, aunque corto, del partido de ida, con un 3-2 cosechado en San Mamés, que sin embargo, a nadie le daba buenas vibraciones. La racha de los rojiblancos con un total de seis partidos sin cosechar una victoria fuera de casa consecutivos, unido a la mala imagen dada en el partido liguero frente al Valencia, hacían que el Athletic no las tuviera todas consigo, y el mal augurio, se cumplió.
Primera mitad tranquila

Aun así, el equipo llegó vivo al descanso, sin Aduriz ni Aymeric Laporte lesionados en Valencia, los leones tuvieron un par de avisos antes del descanso, por medio de Iñaki Williams. El aquella noche delantero del Athletic no estuvo acertado en ninguna de las tres opciones que tuvo, encontrándose que su disparo se marchaba desviado, o con el meta Waterman.

0 comentarios

Publicar un comentario