miércoles, 12 de abril de 2017

Todo quedaba abierto para la segunda mitad, eso no le gustó



Antes de una primera parte apasionante, Iago Herrerín se permitió sacar una mano salvadora ante Lucas Vázquez, gol que habría dado mucha confianza para la segunda mitad a los merengues.

Todo quedaba abierto para la segunda mitad, eso no le gustó al Real Madrid, por ello, Morata apagó un fuego pronto que podría propagarse, centró Asensio una falta, que él mismo había provocado tras un caño a Mantovani, y Morata con la ayuda de las manos del central argentino, hacía el 2-4.
Foto: Real Madrid

0 comentarios

Publicar un comentario